Cláusulas prematrimoniales que regulan el uso de las redes sociales

Cláusulas prematrimoniales que regulan el uso de las redes sociales

Parece que en Estados Unidos se está convirtiendo en algo común establecer en el contrato prematrimonial qué pueden publicar o no cada uno de los cónyuges durante el matrimonio o tras separarse: qué información, fotografías o vídeos se pueden publicar o incluso con quién pueden o no chatear, mantener contacto virtual,…

Bajo mi punto de vista no tiene demasiado sentido durante el matrimonio, ya que si una de las dos partes lo incumple las sanciones se vuelven complicadas de ejecutar, excepto que se dé por finalizada la relación.

Y aunque muchas relaciones acaban como el rosario de la aurora, lo lógico sería actuar con sentido común, pero como muchas veces cuando usamos redes sociales u otras herramientas virtuales este sentido falta, pues tenemos que recurrir a contratos y en caso de desavenencias a procesos judiciales.

El artículo completo en El diario.

La fotografía, bajo licencia CC, es de Steve Snodgrass.

El documental “TPB AFK: The Pirate Bay – Away From Keyboard” disponible

Acabo de ver el documental “TPB AFK: The Pirate Bay – Away From Keyboard“, que se ha financiado a través de Kickstarter. Me ha parecido un documental interesante (y recomendable) para poder conocer de primera mano todo el proceso judicial en el que se han visto envueltos los creadores de The Pirate Bay en Suecia y como constantemente el portal, las autoridades y las compañías denunciantes (música, juegos, películas,…) juegan al gato y al ratón para tratar de bloquear el portal, algo que por ahora nunca han conseguido. Hay que tener en cuenta que está contado desde el punto de vista de una parte, la de los creadores del portal.

Google y Apple gastaron el año pasado más dinero en patentes que en I+D

Tengo ya hablado de las barbaridades relacionadas con las patentes, pero esta creo que se lleva la palma. En un interesante artículo del New York Times (lectura recomendada) sobre las patentes en el ámbito del software (vía Slashdot) llego a la cita que plasma cómo se está frenando el progreso con las patentes, teniendo que invertir más en patentes que en I+D para poder proteger su negocio:

Last year, for the first time, spending by Apple and Google on patent lawsuits and unusually big-dollar patent purchases exceeded spending on research and development of new products, according to public filings

Creo que la situación se nos va de las manos, que con las demandas y contrademandas los únicos favorecidos son los abogados y los trolls de patentes. Los americanos tienen que replantearse el sistema de patentes, ya que los está dañando más que beneficiando.

Sobre la retirada de las fotos de Kate Middleton y el efecto Streisand

Topless de Kate Middleton

Un tribunal francés ha ordenado a la revista “Closer” entregar las fotos del topless de Kate Middleton en 24 horas. Además le ha prohibido difundir las imágenes. Todo esto es consecuencia de una demanda interpuesta por la princesa.

Lo primero que me sorprende es el desconocimiento que manifiestan los integrantes del tribunal al solicitar la entrega de las fotos. Supongo que habrán pedido (o no, es indistinto) la cámara, las tarjetas de memoria, las copias,… que posea la revista “Closer”. ¿No se dan cuenta de la evolución tecnológica? ¿No piensan en las copias digitales que pueden existir (y existen, ya que las fotografías han sido publicadas por otras dos revistas en Irlanda e Italia)? ¿No se dan cuenta de que los formatos digitales dificultan enormemente la “entrega de negativos”?

Lo segundo es la prohibición de la difusión de las imágenes. Dado que el tribunal solo tiene jurisdición en Francia el efecto de esta prohibición es muy limitado, ya que, como acabo de comentar, esto no prohíbe que estas fotografías se publiquen en otros países.

Y lo tercero es la incorrecta gestión de estas situaciones, ya que lo que provocan es el efecto contrario al tratar de censurar las fotografías, el conocido efecto Streisand, “en el que un intento de censura u ocultamiento de cierta información fracasa o es incluso contraproducente para el censor, ya que ésta acaba siendo ampliamente divulgada, recibiendo mayor publicidad de la que habría tenido si no se la hubiese pretendido acallar“. Esto es precisamente lo que ocurrió en determinadas redes sociales, como Twitter, en las que se divulgó ampliamente la noticia y se publicaron montajes satíricos, como los que muestra el Huffington Post.

Los personajes públicos deberían aprender a gestionar estas “crisis” con otro enfoque, ya que habitualmente las contramedidas que toman para tratar de impedir su difusión se les vuelven en contra.

La patente de la web interactiva. El sinsentido de las patentes de software

Otro ejemplo más del sinsentido de las patentes en determinadas tecnologías. Otro caso más de un “troll  de las patentes” que trata de obtener dinero con unas patentes absurdas o triviales. En este caso el “fenómeno” es Michael Doyle, dueño de una compañía que ya ganó en su momento una demanda a Microsoft  por un importe de 521 millones de dólares.  Leyendo este artículo hay un párrafo muy curioso:

The University of California will receive 25 percent of the proceeds from the verdict, while Eolas will obtain the rest, minus legal fees and costs, Lueck said. The university owns the patent for the technology, which it licensed to Eolas in 1994. Eolas has one formal employee, Mike Doyle, who is a former University of California researcher.

Al final llegaron a un acuerdo, por lo que la compañía de Redmond tuvo que pagar una cantidad elevada, no publicada, pero la parte que correspondió a la Universidad de California ascendió a 30.4 millones de dólares.

Claramente se trata de una empresa que se dedica a patentar o adquirir licencias de patentes y a obtener dinero ganando demandas o llegando a acuerdos con las empresas que demanda antes de llegar a celebrar el juicio. Ese año la empresa solo tenía 1 empleado, tal y como comenta cnet en el artículo. En su web se puede ver que todas las noticias están relacionadas con demandas o firmas de acuerdo por licenciamiento de patentes. Además la demanda era por un concepto trivial:

alleging that the Redmond giant infringed on one of its patents when enabling Internet Explorer to use plug-ins and applets in the software.

Es decir, ganaron la demanda por algo tan genérico y trivial como la ejecución de un complemento en un navegador, añadiéndole funcionalidad.

Pues la actual demanda va más allá. En este caso el fenómeno y su empresa demandan a ocho compañías (Yahoo, Amazon, Google,YouTube, GoDaddy, JC Penney, Staples y CDW Corp) alegando que en el año 1993 inventaron y patentaron nada menos que la “web interactiva“. Otras como Apple, Playboy, Perot Systems, Blockbuster, Citigroup, eBay o Frito-Lay también fueron demandadas por lo mismo, pero llegaron a un acuerdo extrajudicial. Lo que buscan es un pago de royalties en cualquier uso de tecnología interactiva en Internet: ver un vídeo, mostrar sugerencias en la búsqueda instantánea, rotar o cambiar el color de una imagen en una web de comercio electrónico,… La cantidad solicitada: 600 millones de dólares, en su mayor parte a Google y a Yahoo.

Incluso Tim Berners-Lee, el padre de la web, ha tenido que declarar ante el jurado, afirmando que “estas patentes podrían suponer una seria amenaza al futuro de la web”.

Si esta demanda prospera nada le impediría a esta empresa realizar demandas en serie, impidiendo o poniendo muy difícil a muchas empresas operar en Internet o, simplemente, disponer de una web corporativa interactiva.

Creo que el tema de las patentes, y especialmente las patentes de software se les ha ido de las manos a los norteamericanos, permitiendo patentar elementos triviales y destinando una gran cantidad de recursos a demandar a la competencia para impedir el uso de sus tecnologías o para obtener dinero por elementos tan genéricos como la “web interactiva”. Un ejemplo de todo este sinsentido es que Apple ya ha gastado 100 millones de dólares en la guerra de patentes contra HTC.

Además, este tipo de resoluciones judiciales favorables a estas empresas (trolls de patentes) obliga a muchas de las demandadas a llegar a acuerdos o a litigar y llegar a tener graves problemas financieros por culpa de este tipo de empresas. Bajo mi punto de vista crea una gran inseguridad jurídica, ya que ante patentes tan genéricas y amplias como esta u otras como la “1-click” de Amazon podrían ser utilizadas para atacar y obligar a cerrar a casi cualquier compañía que realice negocios en Internet.

¿No sería más adecuado para el beneficio de la humanidad que este dinero que se gasta en patentes y demandas se invirtiera en innovación, marketing,… para crear cada vez productos mejores, de los que se beneficiarían sus clientes? ¿No sería preferible que, por ejemplo, Apple invirtiera ese dinero en mejorar cada vez sus productos y no en tratar de impedir que Android pueda competir con ellos en igualdad de condiciones?

Google apoyará a HTC en su lucha de patentes contra Apple

Parece que el tema de la batalla de patentes se pone caliente:

Al ser preguntado [Eric Schmidt] sobre la posibilidad de proporcionar apoyo económico a HTC en caso de que fuera condenada, Schmidt aseguró: “Nos aseguraremos de que no pierde”, aunque el presidente de la compañía de Mountain View no quiso dar detalles sobre como podría ayudar al fabricante taiwanés.

Innovar, atacar con demandas o ambas cosas

Interesante la frase de  Eric Schmidt en relación a la batalla legal entre Apple y HTC, que salpica de lleno a Google y que promete tensar cada vez más las relaciones entre estas grandes compañías.

Ha habido una explosión de los dispositivos Android en el mercado y, a causa de nuestros éxitos, los competidores han tenido que responder con demandas, ya que no pueden responder a través de innovaciones.

¿Qué opinarán sobre esto los fanboys de Apple?